lunes, 21 de agosto de 2017

A las dos horas, la Señora y las dos nuevas marineras, robaron un barco que era más grande, más rápido y mejor que el barco de su marido. La Señora ordenó que levasen el ancla, se dirigieron a Ibiza, sabía que era un sitio ideal para robar en los barcos que tenían presos, esclavos. Después irían a Mallorca,donde conocía a gente. Mientras amanecía se levantó un fuerte oleaje, aunque no tenía mucha experiencia, supo salir aireada de la situación. Después de varios días de oleaje y tormenta, consiguieron llegar a Ibiza. Llevaron el barco hasta la playa. Allí desembarcaron.

viernes, 18 de agosto de 2017

Una mendiga de unos catorce años, la preguntaron si quería formar parte de una tripulación; le respondió que sí, se informó de si ya tenía un barco. Le explicó que estaban en ello cuando las detuvieron unos soldados. Se ofreció a sacar a su compañera; pero antes, fue a ver a una mujer, que no solamente la ayudaría a introducirse en la cárcel; sino también, podía contactar con otra persona para robar un barco.

jueves, 17 de agosto de 2017

Llevaron a la supuesta criada al potro; pero al ver el dinero que le daban, la retuvo varias horas. Cuando pensó que ya había hecho suficiente teatro, mandó que la llevasen a la mazmorra más alejada de la luz. Uno de los soldados, que la vigilaban, dejó su puesto, aprovecharon las tres mujeres para escaparse.

lunes, 14 de agosto de 2017

Al llegar allí, buscó los barcos de su marido. Al no encontrarlos, decidieron robar otro. Cuando ya estaban a punto de obtener uno; un marinero dio la voz de alarma. Los soldados enseguida llegaron y las llevaron a las cárceles de mujeres. Con un soldado delante y otro detrás cerrando filas, llegaron a la cárcel. Dieron parte al soldado que vigilaba para que les permitiese la entrada.

jueves, 10 de agosto de 2017

Antes del amanecer, se pusieron en marcha, cogieron un camino hasta llegar a Córdoba, parándose solamente a comer y a dormir. Pasaron por delante de mucha gente del campo, pero no se pararon.Tuvieron que estar acompañadas por las torrenciales lluvias. De vez en cuando alejándose de aldeas, para evitar que sus maridos las encontrasen. Cuando llegaron a Córdoba decidieron quitarse sus hábitos y comprar ropa de campesina; como tenían dinero suficiente, adquirieron provisiones; como era de día, prosiguieron el camino hasta Cádiz.
Cuando se pusieron en camino esa misma noche, unos soldados las interceptaron. El soldado, que pensaba que tenía todo bajo control, se marchó hacer la ronda. Entonces aprovecharon para escapar. Las cuatro mujeres al dejar atrás la capital de España, decidieron de momento ir a Chinchón donde esperaban obtener refugio. Después de pedir cobijo y de entrar en la habitación, las criadas, sacaron de las alforjas el queso, chorizo, el pan. Después de cenar se durmieron en los jergones que les habían dispuesto.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Cuando estaba ensillando los caballos y preparando el carruaje, el marido de la amiga de la Señora, entró para preguntar si había visto a su mujer. Esperó a que su marido se metiese y el cochero les hizo una señal para que montasen. A la hora regresó el cochero sin ellas, dejándolas en una hostería, sin que no tuviera ningún conocimiento más. Desenganchó el carruaje y dejó a los caballos silenciosos como testigos en las cuadras. En la bodega de la hostería, se pusieron los hábitos de unas monjas y llevaron comida para todas.